Domingo Cadahía

1927-2011

La SEEA quiere rendir homenaje a Domingo Cadahía Cicuendez, recordándole en este espacio de “In Memoriam”, junto a sus estimados colegas, que al igual que él dedicaron su vida profesional a la entomología.
Todos nos dejaron su legado de investigación en este campo. A Domingo le dedicamos un especial recuerdo por ser miembro fundador de la SEEA, junto a los ocho compañeros que compartieron la constitución de la Sociedad en 1985.  

Fue Doctor Ingeniero de Montes por la Universidad Politécnica de Madrid, ingresando inmediatamente en el cuerpo de Ingenieros del Estado en 1956. Desde siempre tuvo pasión por los insectos, por los bosques y por el medio natural. Digamos que hoy podríamos considerarle como uno de los pioneros de la Ecología en España y un naturalista de vocación y por convicción.

Su primer destino y misión como ingeniero del Patrimonio Nacional, dentro del Plan General de Repoblación Forestal de España, fue el desarrollo y reforestación de la costa de Huelva, a donde se trasladó y vivió durante sus primeros años de carrera profesional. Hoy se pueden admirar los inmensos pinares que bordean toda esa costa atlántica y la riqueza forestal y biológica desarrollada en ese ecosistema.

Colaboró en proyectos de investigación del Instituto Español de Entomología (IEE) sobre plagas forestales, con estudios de especies implicadas en daños a masas forestales, liderados por Gonzalo Ceballos. Estudió especies de lepidópteros tales como Sesia apiformis (Clerck) y Paranthrene tabaniformis (Rott.) (Cadahia, 1958). A su vuelta a Madrid en 1961 se incorporó al Servicio de Plagas Forestales del Ministerio de Agricultura, y más tarde al Servicio Defensa contra Plagas e Inspección Fitopatológica del Estado, donde siguió con trabajos de investigación con insectos y en la protección de los bosques españoles, durante más de 15 años.

Viajó por el mundo entero durante 2 décadas, ofreciendo su experiencia a otros países en desarrollo con los que el Estado español tenía acuerdos de ayudas, o aprendiendo nuevas técnicas o colaborando en trabajos de investigación de plagas de insectos forestales y agrícolas, en Estados Unidos y en Canadá. Con posterioridad trabajó en la Subdirección General de Sanidad Vegetal del Ministerio de Agricultura hasta el final de su vida profesional, donde acabó ocupando el cargo de subdirector general. Compatibilizó durante unos años su cargo en el Ministerio y su puesto como profesor adjunto en la Escuela Superior de Ingenieros de Montes. Durante esos años en el Ministerio, ocupó cargos relevantes como representante de España en la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mundialmente conocida como FAO, y posteriormente en la CE, en los primeros años desde el ingreso de España como estado miembro en 1986. El Ministerio de Agricultura le concedió la Medalla al Mérito Agrario.

Siempre quiso mantenerse a lo largo de su vida en la investigación entomológica ligada a los montes, bosques y a la agricultura, participando en numerosos congresos internacionales, impartiendo seminarios, escribiendo decenas de artículos científicos en revistas especializadas y en publicaciones del Ministerio de Agricultura, así como algunos libros, entre los que destaca “Plagas de insectos en las masas forestales españolas”, como coordinador de esta colección.

Aún le imaginamos recorriendo los campos y los montes, siempre con su inseparable cámara fotográfica.

Todos los compañeros, amigos y su familia le recordamos por encima de todo, por su gran humanidad y su honestidad.